Las promotoras  y azafatas destacan por tener un amplio talento y conocimiento dentro del mundo enfocado al marketing de eventos, por lo que cuentan con un buen uso de público y desenvolvimiento que resulta ideal a la hora de promocionar productos y servicios.

De igual manera, se distinguen por tener una gran capacidad de entretenimiento, la cual les permite manejar las diversas actividades llevadas a cabo a lo largo de un evento.

Dependiendo de la clase de evento a realizar, el grupo de azafatas y promotoras para eventos , al estar en contacto directo con los clientes, suelen ser personas sociables a las que les agrada ofrecer un buen trato, ya que su objetivo consiste, esencialmente, en recibir y atender al público, al igual que ofrecer un soporte en general.

¿Cómo escoger las mejores empresas de azafatas o promotoras para un evento?

La forma más adecuada de encontrar azafatas o promotoras perfectas para eventos, puntos de venta, expositores, etc., consiste en contratar los servicios de alguna de las mejores empresas de promotoras y azafatas, la cual se especialice en la externalización de recursos humanos.

De esta manera resultará mucho más sencilla toda la gestión, ya que este tipo de empresas, entre las cuales es posible destacar a “Prosales” (de la que hablaremos más adelante), se distinguen por especializarse en el proceso tanto de búsqueda como de selección de candidatos, y al mismo tiempo disponen de una plantilla de aspirantes que poseen la experiencia necesaria dentro del sector.

prosales

Ahora bien, hay que tener en cuenta que las mejores empresas de azafatas y promotoras son conocidas por ser aquellas que disponen de una gran reputación del sector, al igual que de una amplia cartera de clientes dentro de la que se incluyen no solo grandes firmas, sino también pequeños proyectos.

¿Cuándo acudir a una empresa de promotoras y azafatas?

Una área fundamental para cualquier empresa, sin duda alguna, consiste tanto en la organización de eventos especiales como en las atenciones proporcionadas a sus asistentes, y es justamente por eso que contar con el apoyo de una buena empresa de azafatas y promotoras resulta muy importante, ya que la ayuda profesional ofrecida por estas compañías suele ser básica para poder garantizar el éxito de una actividad.

Estas empresas suelen atender ferias y congresos, eventos de imagen, encuestas, protocolo e incluso, ofrecen servicios bilingües.

Se trata de compañías profesionales sumamente cualificadas, las cuales disponen de personal entrenado y cuidadosamente seleccionado a través de un estricto control de calidad donde se consideran tanto sus actitudes como sus aptitudes.

Después, el personal seleccionado realiza cursos de formación que le permite formarse para cumplir de forma eficaz con cualquier tarea asignada.

En este sentido, Prosales es una empresa que se dedica a proporcionar las mejores soluciones tanto para la promoción como para la comercialización de productos en el punto de venta, al igual que outsourcing comercial e incluso servicios de agencia destinados tanto al diseño como a la ejecución de campañas de marketing.

La misma cuenta con una larga experiencia en el sector enfocado en ferias y eventos, ayudando a numerosas empresas a crecer y conseguir sus objetivos.

Al especializarse en toda clase de eventos, Prosales es capaz de encontrar con facilidad perfiles tanto de promotoras como de azafatas que se ajusten perfectamente a cada ocasión, ya sean puntos de venta, congresos, ferias o algún acontecimiento social, y es que cuenta con una cartera de candidatos especialmente seleccionados, lo cual les permite ofrecer al personal ideal sin importar las características del evento o del cliente que lo necesita, de manera que logren transmitir el mensaje deseado de la mejor manera posible.

¿Qué funciones tienen las azafatas y promotoras?

A pesar de compartir ciertos aspectos, existen diversas diferencias entre las promotoras y las azafatas, por eso, a continuación explicaremos no solo en qué consiste cada una, sino también cuáles son sus funciones.

Empezaremos con las azafatas, las cuales suponen un personal que suele ser contratado especialmente para eventos de representación realizados por ciertas marcas durante congresos, ferias y/o meetings.

Por lo general, las organizaciones que protagonizan esta clase de eventos buscan determinados aspectos físicos y capacidades al momento de su contratación, y lo normal es que tengan una edad que suele oscilar entre los 18-35 años.

En el caso de las promotoras, se puede decir que poseen un perfil profesional bastante diferente al de las azafatas; y es que consisten en profesionales que se dedican a la consecución de diversos objetivos mediante la captación de contactos a través del networking, ventas, y otras tareas asociadas a todo lo que ocurre durante los eventos y/o ferias.

Al contrario de las azafatas, pese a ser un aspecto importante, su imagen ha dejado de tener el mismo peso, ya que se le da más importancia a su capacidad comercial, la cual deben utilizar para poder alcanzar una serie de resultados específicos.

Precisamente por esto, su edad media, a diferencia de las azafatas, suele empezar en 27 años y llegar hasta los 50.

Además, antes de poder desempeñarse en esta profesión, lo común es que disponga de una experiencia demostrable dentro de ciertos campos, por ejemplo, la captación, las ventas, la fidelización y también en el trato con cada uno de los actores comprometidos  tanto en congresos como en ferias.

En cualquier caso, ambas figuras resultan esenciales dentro de cualquier acción publicitaria y de marketing, independientemente si se llevan a cabo en puntos de venta, centros especializados, eventos, congresos, ferias, etc.