La fiesta de la vendimia, trata de una de las celebraciones más antiguas que tienen lugar en España, sobretodo en Montilla, con el propósito de rememorar la cosecha de las uvas de los pagos que forman parte de la distinguida Denominación de Origen Montilla-Moriles, una de las áreas vinícolas no solo más antiguas, sino también más valoradas que tiene el país.

¿Qué tiene la fiesta de la vendimia de Montilla que no tengan otras?

Es justamente ahí, en medio de tierras de labranza, campiñas y sierras de no mucha altura, el lugar en el que la tierra se tiñe de colores pardos las cuales hacen contraste con el exceso verdoso que causan las enormes hojas junto a los leñosos troncos de las viñas.

La celebración de la Vendimia se lleva a cabo, cada año durante el primer fin de semana del mes de septiembre. Dicha festividad fue declarada como de Interés Turístico Nacional.

La tradicional pisada de la uva

Año tras año, el barrio de El Gran Capitán tiene una cita fijada con color rojo dentro de su calendario festivo, ya que se lleva a cabo la celebración de una de las actividades más peculiares que posee esta festividad, la cual consiste justamente en la tradicional “Pisada de la uva”, evento donde suele extraerse el jugo de esta fruta a la antigua forma, para luego ofrecérselo a la Virgen de Las Viñas.

Coincidiendo exactamente, con la Fiesta de la Vendimia Montilla-Moriles, en la localidad tiene lugar la realización de la Cata Flamenca, uno de los festivales de mayor prestigio que se llevan a cabo dentro de España, al igual que la Fiesta del Vino y la Tapa, la muestra ecuestre, el concurso de destreza en el oficio (el cual suele reunir tanto a venenciadores como a volteadores y también a toneleros que vienen de distintas partes de la comarca), el pregón de la festividad y múltiples presentaciones musicales, además de eventos deportivos, aparte de muchos otros actos no solo culturales, sino también lúdicos.

Montilla una ciudad feliz

Montilla consiste en mucho más que una simple tierra en el que el vino se trata de un perdurable símbolo.

Montilla es una ciudad que se encuentra rodeada por olivos y viñedos extendidos alrededor de sinuosas y suaves campiñas, la cual cuenta dentro de su corazón histórico con una serie de iglesias, monumentos, palacios y conventos que se encargan de definir por completo, el carácter patrimonial que posee esta ciudad feliz.

La fortaleza de la ciudad, fue la cuna de Gonzalo Fernández de Córdoba, quien se convirtió en el conocido Gran Capitán.

El claustro de Santa Clara es considerado un verdadero ejemplo entre los mejores conventos que posee la Andalucía blanca además, la iglesia de San Agustín se trata de un Bien de Interés Cultural. La calle mayor cuenta con palacios construidos durante los siglos XVII-XVIII. Y además, el Museo Histórico, la Casa Museo del Inca Garcilaso y el Oratorio de Juan de Ávila, componen la red de centros culturales y expositivos que ofrece Montilla.