Hay profesionales que se necesitan tarde o temprano para tu negocios y estos son los abogados y los procuradores Barcelona.

Razones por las que necesitar procuradores Barcelona

La razón de contratar a un procurador en Barcelona o abogado es también importante porque proporcionará asistencia vital en casi todos los aspectos de un negocio, desde el cumplimiento básico de las leyes, el derecho de autor y asesoría de tu marca, hasta la incorporación formal del negocio, demandas y responsabilidades.

Toma en cuenta esto

Si estás siendo demandado, es demasiado tarde y es que la mayoría de las pequeñas empresas posponen la contratación de un procurador hasta que llega la citación y esto es un error fatal.

El tiempo para conectar con un buen procurador es antes de ser demandado, ya que una vez que tengas una citación o una queja, es demasiado tarde porque el problema ya ha ocurrido y es sólo una cuestión de cuánto tendrás que pagar, entre los costas judiciales, honorarios de abogados, asentamientos y otros gastos para resolver el problema.

Piensa en esta premisa, es muy fácil entrar en un problema, pero es muy difícil salir de él y es que la mayoría de los procuradores en Barcelona están de acuerdo en que a nadie le gusta pagar sus honorarios e incluso a pocos les gusta tratar con ellos, pero la cuota que un procurador cobrará para mantenerte fuera de problemas es sólo una pequeña fracción de los problemas una vez que han ocurrido.

¿Firmas legales grandes o un bufete pequeño?

En términos generales, cuanto mayor es el bufete, mayor es la sobrecarga, por lo tanto, las tasas horarias serán más altas.

Sin embargo, las empresas más grandes tienen una serie de ventajas sobre las más pequeñas, ya que en los últimos 20 años, los procuradores se han vuelto increíblemente especializados en el tema. Si utilizas una firma pequeña para representarte es probable que no tengan todas las habilidades que puedan necesitar para hacer crecer su negocio.

Hay otro importante detalle, ya que entre procuradores independientes y firmas pequeñas se pueden hacer cargo de las demandas, negociar un contrato de alquiler de oficina o espacio comercial, presentar una patente o marca, redactar un contrato de licencia de software, aconsejarte sobre dar por terminada la relación con un empleado y supervisar una reunión anual corporativa. Pero si hay mayores problemas tendrán que referirte a los especialistas en el tema.

bufetes grandesLos bufetes más grandes son más caros, pero tienen dos ventajas significativas

  1. Por lo general tienen todas las habilidades legales que se necesitan y todo en un mismo lugar
  2. Tienen mucha influencia a nivel local, regional y en la comunidad. Además, estar conectado con un gran bufete de procuradores en Barcelona y bien establecido puede tener beneficios intangibles como el que te puedan presentar diversas fuentes de financiamiento.

Ciertamente, si diriges una empresa emprendedora de rápido crecimiento y que planea publicarse algún día, necesitaría trabajar con procuradores cuyos nombres sean reconocidos en las comunidades de la banca de inversión y el capital de riesgo.