Hasta hace un tiempo se hablaba siempre en los círculos ejecutivos de una sola palabra y esta palabra era estabilidad, ya que todo lo que se buscaba era el tener todo bajo control, que todos conservarán sus puestos de trabajo y un margen de ganancias que fuera predecible y todo esto era y es posible al change management de http://www.netmind.es/areas/cursos-change-management.

Change management es una nueva filosofía de cambio

Y estos cambios tienen una razón de ser basada en la nueva realidad de las cosas: la increíble movilidad laboral, los enormes flujos en el capital, las comunicaciones que son cada día más y más instantáneas… Todo esto ha provocado que ese concepto inicial haya volado literalmente en cientos de pedazos.

Esto está significando que hay que adaptarse a lo desconocido y los directivos de las compañías están al tanto de esta nueva realidad que está transformando las pequeñas y grandes empresas por igual. Sin embargo y para salir a flote hace falta una mejor comprensión del C.M. y su alcance en los valores de la compañía y en  el talento humano.

Lo que implica el change management

Este proceso implica una transformación en lo estructural y en el largo plazo de estos cuatro factores: la escala de cambio y cómo afecta a la organización como tal. La magnitud es un segundo favor que altera las jerarquías de la organización, la duración y la importancia estratégica.

Es cierto que estos factores se pueden entender aunque no dejan de provocar cierta ansiedad en el sentido de que no se sabe cómo la fuerza de trabajo pueda reaccionar y cómo conseguir que todo engrane de tal forma que todos vayan en la misma dirección. También hay cierta preocupación por los valores y sentidos de identidad empresariales, así como la cultura del compromiso y del rendimiento.

No tiene que ser esto un factor de preocupación ya que hay un conjunto de prácticas o herramientas que se pueden adaptar para estas situaciones particulares, como por ejemplo, es bien sabido que cualquier cambio puede generar incertidumbre y hasta resistencia en los líderes y los trabajadores. Pero se tiene que tener un enfoque formal y sistemático en el que se involucre al equipo de dirección y después otros pasos claves que pueden hacer más llevadero la gestión del cambio en toda la organización, porque desde temprano se puede desarrollar receptividad en todo el proceso de cambios.

Por supuesto que esto va requerir el recoger datos, análisis y planificación, rediseños de las estrategias y cambios en los procesos.

Para una correcta gestión del cambio hay que fijarse en varias cosas

gestion del cambioCuando se inicia una fase de cambios a nivel de organización se recurre al CEO de la empresa o a todos los líderes de la organización para buscar apoyo, dirección y fuerza, en donde estos líderes deberán actuar con mucha motivación y ser moderadores del nuevo pensamiento. Este equipo de líderes también tiene que comprender que debe actuar como una unidad, sobre todo en momentos de mucho estrés.